Acceso Autenticado : EDITORES, LIBRERÍAS, AGENTES
Solicitar Acceso Profesionales     Recordar Contraseña
0 Libros  -  0,00 €
Mi Compra
Te quedan 30 € para gastos de envío gratuitos
Siguenos en Facebook Síguenos en
Facebook
Siguenos en Twitter Síguenos en
Twitter
Busqueda Avanzada
LIBRERÍA ON-LINE
eMail :
Contraseña :
Registrarse
Recordar contraseña
Ampliar Imagen
EL CABALLERO DE DIOS
NIELS STEENSEN, 1638-1686
ECHEVARRÍA MAYO, JOSÉ MANUEL
Precio s/i :
     18,27 €
P.V.P. :
     19,00 €
(descuento 5 %)
     18,05 €
Cantidad
DISPONIBLE EN STOCK

Gastos de envío gratuitos para envios a ESPAÑA PENINSULA para compras superiores a 25€.

Envío GRATIS para compra superior a 25€

Editorial: SICOMORO EDITORIAL BIC: FV - Ficción histórica
ISBN: 978-84-122789-0-3 Nº de Páginas: 300
EAN: 9788412278903 Idioma: Castellano
Thema:
FV - Ficción histórica

Sinopsis:
El siete de abril de 1661, un joven danés que estudiaba anatomía en Ámsterdam descubrió una nueva estructura anatómica al diseccionar la cabeza de una oveja. Poco después, dos ilustres profesores de la universidad de Leyden bautizaron la estructura como Ductus Stenonianus, nombre que, en honor a su descubridor, se usó ya siempre para referirse al conducto que libera la saliva en la boca de los mamíferos. Tras vencer en debate público a su profesor de Ámsterdam, que le acusó injustamente de haberle robado el descubrimiento, Niels Steensen se hizo famoso en la medicina europea como Nicolás Steno, comenzando una brillante carrera como anatomista experimental que le llevó a establecerse en la corte del gran duque Ferrante II de Medici. Allí, la casualidad le llevó también a convertirse en padre fundador de la Geología después de diseccionar la cabeza de un tiburón blanco por deseo del duque, resolviendo con sus investigaciones posteriores el viejo misterio de las lenguas de piedra y sentando las bases de la estratigrafía. Famoso ya como anatomista y como naturalista, Steno tomó, sin embargo, una decisión extraña y radical. Tras convertirse al catolicismo y ordenarse sacerdote, abandonó por completo la ciencia para establecerse como obispo de la Iglesia Romana en el corazón de la Alemania protestante, donde murió en la absoluta pobreza con solo 48 años de edad. Nadie en el mundo de la ciencia logró explicarse por qué lo hizo, aunque tras su decisión pudo esconderse el amor imposible por una noble mujer casada.

Regístrate  para poder hacer tu valoración del libro
Regístrate  para dejarnos tu opinión del libro


Deja tu opinión del libro
Ministerio


Acceso Administradores
Introduzca el nombre de usuario y contraseña para acceder al panel de administración de distriforma.es
Usuario:
Contraseña: