Acceso Autenticado : EDITORES, LIBRERÍAS, AGENTES
Solicitar Acceso Profesionales     Recordar Contraseña
0 Libros  -  0,00 €
Mi Compra
Te quedan 25 € para gastos de envío gratuitos
Siguenos en Facebook Síguenos en
Facebook
Siguenos en Twitter Síguenos en
Twitter
Busqueda Avanzada
LIBRERÍA ON-LINE
eMail :
Contraseña :
Registrarse
Recordar contraseña
Ampliar Imagen
LA CASA DE SUNSET PLACE
MARTÍN, JUAN MANUEL
Precio s/i :
     22,02 €
P.V.P. :
     22,90 €
(descuento 5 %)
     21,76 €
Cantidad
DISPONIBLE BAJO PEDIDO

Gastos de envío gratuitos para envios a ESPAÑA PENINSULA para compras superiores a 25€.

Envío GRATIS para compra superior a 25€

Editorial: RIL EDITORES BIC: F - Ficción y temas afines
ISBN: 978-84-18982-41-5 Nº de Páginas: 340
EAN: 9788418982415 Idioma: Castellano

Sinopsis:
¿Y si alguien hubiera encerrado a Hitler y sus discursos dentro de una botella? La imaginación de Vera, como la de tantas otras víctimas del Holocausto, hace un último intento de reconciliación con el mundo. Porque ella sobrevivió, y el dolor de vivir —con una identidad falsa y lejos de su familia— se parece mucho al de una muerte continua, que no cesa, que persigue. La casa de Sunset Place es una novela y un refugio en la pequeña isla de Anderson, donde se relata cómo la muerte de una persona puede darle una segunda vida a otra, y cómo el ser humano es capaz de lo mejor y de lo peor. Juan Manuel Martín se adentra en uno de los episodios más terribles de la humanidad, pero evitando la lágrima fácil, aunque es imposible no emocionarse con el relato y la forma de contar. «Las fichas del censo incorporaban determinados datos de la persona a la que se estaba incluyendo en él o dando de baja. En este último caso se mencionaba la causa por la que el aludido dejaba de formar parte de la comunidad. Dos eran los términos más repetidos: ausgewi(e)sen y gestorben, que hacían referencia a situaciones a las que acabarían enfrentándose casi todos los habitantes del gueto: deportado y fallecido. Entonces y ahora, cualquier observador sagaz se percataría de que los términos eran sinónimos, pues la deportación te conducía a una muerte casi segura». «La única persona que estaba al tanto de mis avances era Adam, en parte porque sin su colaboración habría resultado imposible resolver las dudas sobre el periodo que los Seelig habían pasado en el gueto. Por suerte, los alemanes eran de una eficiencia inquietante y su burocracia había sido capaz de clasificar hasta el más insignificante trámite administrativo. Incluso cuando el brillante avance de las ofensivas militares comenzaba a dar muestras de agotamiento, los nazis habían conseguido seguir elaborando sus listas, ordenando sus archivos, dando al fin y al cabo una apariencia de normalidad a la singularidad del genocidio. A ello contribuyeron Rumkowski y sus colaboradores de la clase dirigente judía, ellos y su inusitada confianza en la perduración del gueto».

Regístrate  para poder hacer tu valoración del libro
Regístrate  para dejarnos tu opinión del libro

Libros del mismo autor

Deja tu opinión del libro


Acceso Administradores
Introduzca el nombre de usuario y contraseña para acceder al panel de administración de distriforma.es
Usuario:
Contraseña: